CAJA DE LA FELICIDAD



Chocolate ... ese bienestar que recorre nuestro cuerpo cada vez que comemos chocolate. Es darle un mordisco, y un calambre nos invade, calambre que va desde la cabeza hasta los pies ... ¡Qué rico!
Soy una auténtica amante del chocolate, y a pesar de que estamos en época de bikinis y de intentar cuidarnos más para lucir tipazo en la playa, yo no renuncio al chocolate. ¡Eso jamás! 

¿Y si os hablo de una pizza de chocolate? Trrrrrrrr redoble de tambores.... Aquí está, de Dr. Oetker. Una caja de felicidad, una caja que contiene una Pizza Dolce al cioccolato, ¡mama mía! Debería llamarse caja de la felicidad, así, sin más. Corred al super, al congelador, y comprad una caja de felicidad. Metedla en el horno, y ... a disfrutar.

Como yo digo el chocolate tiene poder curativo, y en realidad, está científicamente probado. El chocolate potencia la liberación de endorfinas, una sustancia química natural que genera en el celebro la sensación de placer. Yo no soy científica, ni bióloga para ponerme a decir palabras que ni yo entiendo. Pero cuando mi amiga Sheila (bióloga) me habla en esos términos me quedo embobada, siempre me dice; "el chocolate genera la misma sensación que el amor, provoca una sensación parecida al sexo, por la estimulación de dopamina que es el neurotransmisor de la recompensa y la serotonina que es el neurotransmisor principal de las sensaciones asociadas a la felicidad" y yo me quedo con cara de poker... 
Me encanta el chocolate, no se si es por la dopamina, las endorfinas, la serotonina, las sensaciones o la felicidad. El caso es que lo adoro, de cualquier forma, y en cualquier momento. Esté triste (según estos términos nos curaría la tristeza), o estando feliz ( felicidad al cuadrado, ¿qué más podemos pedir?)

 Quita penas, multiplica alegrías, liberador de endorfinas ... bautizad a esta pizza como queráis. 
¡¡Pero disfrutadla!!

Entradas populares